La Comandancia de A Coruña explota a los guardias civiles sin respetar la regulación de su jornada laboral


14/10/2014

img_comunicado_2461.jpg La Comandancia de A Coruña explota a los guardias civiles sin respetar la regulación de su jornada laboral

En marzo de 2013 la Comisión Europea abría un expediente contra España por incumplir la directiva de tiempo de trabajo en la Guardia Civil. Dicho expediente llegó tras una denuncia de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ante la Comisión Europea, la cual comprobó que se daban casos de agentes que no tenían regulada la jornada laboral.
Después de reconocer España los hechos de los que se acusaba, se iniciaron los trámites para elaborar una nueva norma, que previsiblemente verá la luz en enero de 2015.
Sin embargo, en diversas comandancias, conscientes de los abusos que se estaban cometiendo ya están flexibilizando la jornada de estos agentes y aplicando en cierto modo el borrador de la nueva norma.
Por el contrario, la Comandancia de A Coruña, está empeñada en mantener hasta el último segundo las precarias condiciones que la Unión Europea considera Ilegales, sin querer atender las reclamaciones de AUGC para evitar esta situación.
Ante este panorama AUGC remitió un escrito a la Sección de riesgos laborales sin obtener respuesta, y presentó ante la Comisión de Riesgos Laborales el cuadrante del mes de agosto de un compañero, donde entre horas de presente y de guardia realizaba más de 550 horas (con una media de 18 diarias), lo que supone la imposibilidad material de conciliar la vida familiar salvo cuando está de descanso semanal, con las consecuencias familiares que ello conlleva y que ya están afectando a los trabajadores.
Esto no parece importar a la Guardia Civil ni a los mandos, pues con la llegada de un nuevo jefe de estas unidades se ha informado a los agentes que deben hacer más horas de presente.
En estas condiciones no solo está en riesgo la salud de los agentes, sino también las investigaciones de las que se encargan, parte de ellas de gran importancia, pues difícilmente un agente puede dar el 100% en esas condiciones laborales. Los mandos se están aprovechando de la gran profesionalidad de los agentes, pero no podemos olvidar que son personas con responsabilidades familiares que no pueden desvincular cuando inician sus interminables jornadas laborales.
Como última medida, AUGC ha decidido remitir comunicación al Servicio de Psicología de la Dirección General y estudia la posibilidad de comunicar los hechos a la Fiscalía de Siniestralidad Laboral.

Whatsapp

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.