Amplia repercusión en los medios de la primera rueda de prensa de AUGC en el País Vasco, donde denunció que la GC funciona allí “como un cortijo”


07/11/2014

img_comunicado_2493.jpg Amplia repercusión en los medios de la primera rueda de prensa de AUGC en el País Vasco, donde denunció que la GC funciona allí “como un cortijo”

La primera rueda de prensa que La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha ofrecido en el País Vasco, y que tuvo lugar el pasado 6 de noviembre en Vitoria, ha tenido una enorme repercusión en los medios de comunicación nacionales y de Euskadi. En la presentación, el portavoz nacional de AUGC, Juan Antonio Delgado, denunció la descoordinación de las Fuerzas de Seguridad del Estado en Euskadi, donde además la Guardia Civil funciona como un cortijo ya que la existencia del terrorismo ha impedido denunciar las actitudes antidemocráticas de algunos mandos.
El diario El País se hacía eco, ya en su edición digital, a los pocos minutos de que finalizase el encuentro, explicando que el hecho de que AUGC compareciera por primera vez en el País Vasco era, a juicio de su portavoz, un síntoma de que algo ha cambiado tras el fin de la actividad terrorista de ETA hace tres años, y ha reconocido que como hasta ahora el primer objetivo de los agentes destinados en el País Vasco era salvar sus vidas, no se han dedicado a denunciar la falta de medios que sufren y las actitudes de algunos mandos.
El País también recogía en su información que “esta situación de desamparo y de no normalidad democrática que, a juicio de la AUGC, vive el instituto armado en Euskadi ha permitido casos como el ocurrido en el cuartel de Llodio (Alava), donde los agentes se veían obligados a orinar en una botella al no poder abandonar su puesto”.
Por su parte, el diario ABC, que titulaba su información recogiendo la denuncia de AUGC de que “El País Vasco se ha convertido en el cortijo de algunos mandos de la Guardia Civil”, recordaba en su crónica que “en veinte años solo ha habido un precedente de protesta pública por parte del sindicalismo clandestino de la Guardia Civil en el País Vasco, pero fue con el rostro tapado, principalmente por motivos de seguridad, en un momento en que ETA tuvo a sus agentes como objetivo prioritario. Pero hoy, la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado en una rueda de prensa en Vitoria, por fin a cara descubierta, la situación «preocupante» de «desamparo» que dicen sufrir sus compañeros ante actitudes «no democráticas» de «algunos mandos», con «episodios caciquiles» que, según afirman, han desembocado en bajas psicológicas por acoso o suicidios”.
La prensa regional vasca y navarra también se hizo amplio eco de la noticia. Así, el diario El Correo recogía en su información que AUGC “denunció particularmente la situación que se vive en Álava, donde existe un «serio problema de motivación» y de «falta de efectivos», sobre todo en el núcleo de servicios de la comandancia. Advirtieron en este sentido que agentes son obligados a servir de camareros a los mandos en una cafetería reservada para ellos”.
En su información, El Correo explicó que “el sindicato mayoritario de la Guardia Civil, que cuenta con casi un millar de afiliados en Euskadi, también mostró su preocupación por la «descoordinación» que existe entre los diferentes cuerpos policiales que operan en el País Vasco. En todo caso, rechazó que se deba producir un repliegue de la Guardia Civil y la Policía Nacional porque, entre otras razones, mantienen sus competencias en suelo vasco, «atribuidas por la Constitución». La central sí apostó por una reorganización que sea más «efectiva”.
Por su parte, Noticias de Navarra destacó en su información que AUGC considera  “necesaria una reorganización de la Guardia Civil en la CAV, donde dispone de alrededor de 3.000 agentes, de los que 1.500 están destinados en Gipuzkoa, un millar en Bizkaia y casi 600 en Álava. Admitió, además, que el Estado español tiene uno de los mayores ratios de policías con 5,3 agentes por cada 1.000 habitantes. En Navarra, trabajan unos 1.800 agentes”.
En su comparecencia ante los numerosos medios congregados, el portavoz de AUGC también denunció el desfile militar que había organizado el pasado viernes en el cuartel de Sansomendi el jefe de la Comandancia de Vitoria, el coronel Enrique Gil Portilla, con motivo de su jubilación, con el consiguiente gasto con el dinero de los ciudadanos.
Somos policías, no somos soldados, subrayó el portavoz de la AUGC, quien explicó que para celebrar dicho desfile muchos guardias han dejado de hacer sus funciones para ensayar, lo que ha causado malestar en la plantilla de Álava y demuestra que en Euskadi la Guardia Civil es un cortijo, ya que por ejemplo en la comandancia de Vitoria aún existe un bar exclusivo para oficiales con tres agentes dedicados a servir café.
El encuentro sirvió también como acto de presentación de la Delegación Provincial de AUGC Álava.

Whatsapp

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.