AUGC denuncia que el jefe de Cantabria deniega a las guardias civiles la conciliación


19/06/2015

img_comunicado_2763.jpg AUGC denuncia que el jefe de Cantabria deniega a las guardias civiles la conciliación

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha ofrecido el jueves 18 de junio una rueda de prensa en Santander en la que ha denunciado que el coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Cantabria, Juan Airas, deniega a las mujeres conciliar su vida laboral y familiar eliminándoles el derecho de concretar su horario cuando solicitan la reducción de jornada.
Airas está mostrando su poca sensibilidad con las mujeres del Cuerpo al derogar los horarios elegidos por las agentes para su reducción de jornada y que ya habían sido aprobados y concedidos por el anterior teniente coronel, Justo Chamorro, así como por los superiores directos.
En el encuentro ante los medios han comparaecido  los secretarios nacionales de Comunicación y de Coordinación Sectorial de AUGC, Juan Antonio Delgado y Pilar Villacorta; y el secretario general provincial de Cantabria, Alberto Alegría.
Los miembros de AUGC, que representan a casi el 50% de los 1.200 agentes de la Comunidad Autónoma, han lamentado que los guardias creían que la llegada de este nuevo jefe —en septiembre de 2014—iba a suponer un cambio para mejor y, sin embargo, ha supuesto un recorte de derechos para los componentes del Cuerpo. Un recorte de derechos que principalmente afecta a las mujeres guardias civiles, a quienes está derogando los horarios que tenían hasta el momento y que les permitía compaginar su vida.
Según han indicado, Airas sustenta su decisión en necesidades de la Comandancia, pero ellos no entienden que el trabajo de la misma pueda depender de 94 personas, que son las mujeres agentes que hay en Cantabria. Villacorta ha señalado que el número de agentes mujeres supone el 7,8% del total de guardias civiles en la región y ha considerado imposible que el trabajo de la Comandancia pueda depender de los horarios que éstas realicen.
En su opinión, estos hechos se traducen en el absentismo laboral de los agentes, que en Cantabria alcanza el 11,84% en las mujeres y el 6,33% en los hombres. Además, esta situación generada por Airas ha llevado a decisiones drásticas de algunas de las agentes, como es el caso de una que ha cogido la licencia de asuntos propios para poder hacerse cargo de su hijo durante los tres meses de verano, unos meses durante los cuales se va a casa sin cobrar, ha indicado Alegría.
Los representantes de AUGC también han denunciado otras políticas de represión del coronel jefe de la Guardia Civil de Cantabria, que ha prohibido que los calendarios anuales que edita la asociación estén colgados en los cuarteles y dependencias de la Comandancia donde, no obstante, sí permite otros calendarios publicitarios o de empresas. Airas no quiere que los agentes sepan quienes son los representantes que luchan por sus derechos, ha lamentado Delgado, que ha criticado ese secuestro de calendarios que el coronel ha justificado diciendo que éste es su cortijo, que aquí manda él y, como no le gustan los calendarios, pues los quita.
En su opinión, eso mismo es lo que está haciendo con los derechos de los guardias, a quienes ahora se les cambian los horarios y turnos sin más explicación que por las necesidades de la Comandancia. Todo a costa de los derechos de los agentes, que no tienen tiempo para su vida en la que, al igual que cualquier persona, tienen familias, hijos, amigos..., es decir, responsabilidades y obligaciones fuera de su trabajo, ha apostillado Alegría.
Cantabria necesita 200 Agentes más
Por otro lado, el secretario nacional de Comunicación de la AUGC ha denunciado la situación que atraviesa el Cuerpo, que ha perdido 6.500 agentes a nivel nacional desde el comienzo de la crisis, una pérdida que en Cantabria ha sido de 200 agentes que son necesarios para prestar un servicio eficaz a los ciudadanos. Así, Delgado ha lamentado que la crisis ha hecho mella en el Cuerpo. Tenemos menos agentes, menos medios, menos derechos y estamos peor pagados, cuando ya éramos la hermana pobre de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad, ha apostillado. En este sentido, ha indicado que los guardias han perdido un 20% de su poder adquisitivo ya que, en estos últimos años, nos han quitado una paga y nos han reducido un 5% el sueldo, a lo que se suma la falta de medios para equipamientos o mantenimiento de cuarteles.
Al respecto, ha señalado que la media de kilómetros de la vehículos de la Guardia Civil es de 200.000, pero llega a haber féretros andantes hasta con 400.000, siendo esto totalmente contrario con lo que la propia Dirección General de Tráfico recomienda a los ciudadanos. También ha criticado que a los agentes se les vuelve a aplicar el Código Penal Militar, cuando en 2006 se consiguió que éste sólo se aplicase en casos de guerra o declaración de estados de alarma, excepción o sitio. De esta forma, Delgado ha lamentado que los agentes vuelven a estar sometidos a normas militares y castrenses.

Whatsapp

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.