Una guardia se expone a ir a prisión por usar un chaleco no oficial


07/11/2016

. .

Í. ARRÚE / El Diario de Valladolid

Una guardia civil declara hoy ante el titular del Juzgado Togado de lo Militar de Valladolid, investigada por un presunto delito de insubordinación que está castigado con una pena mínima de tres meses y un día, y una máxima de dos años de cárcel.

El motivo es que se negó a quitarse un chaleco antibalas no oficial para ajustarse el homologado, como le pidió su oficial. El suceso ocurrió en la Comandancia de la Benemérita de Salamanca un día de agosto cuando la denunciada y el teniente se encontraban realizando un servicio.
La agente alegó que el peto que le facilitaron en la unidad era en teoría unisex, pero en realidad solo se amolda de forma natural al cuerpo de un varón, por lo que insistió en mantener el suyo –que ella había comprado– mientras no le entregaran uno acorde con la anatomía femenina.

«En el caso de las mujeres no solo es incómodo, sino que además no cubre bien todas partes y hasta dificulta que una agente pueda acceder a la pistola, por lo que se pone en riesgo su integridad», clamó el portavoz de Valladolid de la Asociación Unificada de Guardia Civiles (AUG), colectivo que hoy arropará a la agente en su comparecencia. «Denunciamos que se prime más la subordinación de una agente que su seguridad», añadió.

Lee aquí la noticia en El Diario de Valladolid

Whatsapp
Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.