AUGC denuncia las irresponsables declaraciones de Zoido, que no ve necesario un protocolo de actuación en las vallas de Ceuta y Melilla


09/02/2017

Un guardia civil vigila la frontera de Melilla, sobre cuya valla permanecen numerosos inmigrantes. Un guardia civil vigila la frontera de Melilla, sobre cuya valla permanecen subidos numerosos inmigrantes.

En AUGC nos hemos quedado atónitos al escuchar la respuesta que el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dio el pasado martes 7 de febrero en el Senado sobre las instrucciones que reciben los guardias civiles que trabajan en las vallas de Ceuta y Melilla.

En opinión del Ministro, la Guardia Civil que opera en esos puntos ya cumple con los derechos humanos, por lo que pone en cuestión el protocolo operativo por escrito que AUGC viene reclamando desde hace años para los agentes que cumplen servicio en esos lugares.

“Si la Guardia Civil cumple con todos los requisitos respecto de los ejercicios de los derechos humanos, ¿qué instrucción es la que necesitan?”, afirmó sin sonrojo Zoido.

Entendemos que para el Ministro lo idóneo es que los guardias civiles improvisen sobre la marcha según consideren la situación a la que se enfrentan, imaginando en cada caso una respuesta correcta de acuerdo con el “ejercicio de los derechos humanos”.

Es decir, que como en uno de esos anuncios de la televisión tan populares, lo que el máximo responsable del Cuerpo viene a decir a sus trabajadores es que encarnen el topicazo que achaca a los españoles el gusto por la improvisación, que eso de las instrucciones por escrito es para gentes sin imaginación ni creatividad. La marca España, vamos.

Desde AUGC debemos recordar al Ministro del Interior que los guardias civiles que trabajan en zonas tan críticas como las de las vallas de Ceuta y Melilla se exponen cada día a situaciones en las que peligra tanto su integridad física y su vida como las de las personas que tratan de acceder a territorio español, y que esto no se gestiona desde la improvisación (eso sí, cumpliendo los “requisitos respecto de los ejercicios de los derechos humanos”), como él sugiere, sino con un protocolo de actuación claro y por escrito que les permita conocer cuál es la respuesta que deben dar ante cada situación. Un protocolo por escrito vendría a dar garantías jurídicas a los trabajadores de la Guardia Civil, igualmente otorgaría garantías para los inmigrantes. En definitiva, que desde los altos puestos de responsabilidad se tomen decisiones que ayuden y respalden las actuaciones de los guardias civiles, en su difícil misión en la valla.

Señor Ministro, recuerde que los agentes que trabajan en las vallas son personas que también han de afrontar las consecuencias de sus actos, entre las que se encuentran las posibles responsabilidades penales derivadas de sus acciones. Hemos de recordar que AUGC puso en conocimiento de la Fiscalía General del Estado la ausencia de pautas concretas de actuación con los inmigrantes.  La Guardia Civil no es un teatro, ni una banda de jazz, donde las improvisaciones son incluso esperadas y celebradas. La Guardia Civil es un cuerpo de seguridad, y en un cuerpo de seguridad los protocolos de actuación deben estar perfectamente definidos por escrito, como el Sr. Ministro debiera saber. Por el bien de sus propios trabajadores y de los ciudadanos. Señor Zoido, siga usted mismo las instrucciones de su cargo y asuma sus responsabilidades: la seguridad no es un espectáculo sujeto a la improvisación.

Whatsapp
Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.