Otro grave error administrativo en la Dirección General deja a los guardias civiles sin chalecos antibalas


25/05/2017

Foto: Salamanca24horas.com Foto: Salamanca24horas.com

Una información dada a conocer ayer por la web defensa.com revelaba que un error administrativo ha dejado a la Guardia Civil sin chalecos antibalas. En concreto, la Jefatura de Asuntos Económicos ha anunciado el acuerdo de desistimiento del contrato de adquisición de al menos 21.000 chalecos antibalas que tenía en marcha, algo que supondría la renovación de los antiguos chalecos, y con lo que cabe preguntarse cual será la situación para los guardias civiles que se encuentran prestando servicio en alerta antiterrorista 4 sobre 5.

Según la noticia publicada por defensa.com, el contrato, que tenía una dotación presupuestaria de 9,5 millones, ha incurrido en un fallo administrativo en relación al DEUC, el Documento Europeo Único de Contratación presentado por uno de los candidatos al concurso, lo cual ha supuesto su anulación. El expediente contemplaba el suministro de los chalecos en tres anualidades de 7.000 unidades entre 2017 y 2017.

Para AUGC, se trata de un error que tiene gravísimas consecuencias, pues deja a miles de trabajadores sin un elemento básico para su seguridad. Nuestra organización lleva reclamando desde hace años la dotación de chalecos individuales a los guardias civiles, y el desistimiento de este contrato de compra supone una nefasta noticia para los agentes, sus familias y la ciudadanía en general. Es preocupante observar como, mientras a las bases de la Guardia Civil se les trata con toda la dureza del Código Penal Militar y del Régimen Disciplinario, los altos mandos causantes de una nefasta gestión en políticas de personal, de conciliación laboral y familiar y falta de avances, no asumen responsabilidades por los múltiples fallos cometidos, y que afectan a miles de trabajadores y trabajadoras en la Guardia Civil.

Una situación a la que el director de la Guardia Civil, José Manuel Holgado, debe dar explicaciones y anunciar la toma de medidas ante tal cúmulo de despropósitos y errores en la misma cúpula de la Dirección General, pues no se entiende la “ausencia” desde que tomará posesión de su nuevo cargo.

Nos topamos otra vez con una chapuza intolerable en la Guardia Civil, a la altura de la que supuso la detracción de notables cantidades en las nóminas de más de 40.000 guardias civiles el pasado mes de enero. Una vez más se demuestra que la gestión de la Guardia Civil no está a la altura de lo que cabe exigir de una institución policial a la altura del siglo XXI ni de sus propios trabajadores, que cada día se esfuerzan por dar servicio al ciudadano con unos medios precarios y unas condiciones sociolaborales propias de ciudadanos de segunda.

Whatsapp
Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.