El desfile de las Fuerzas Armadas dobla su presupuesto mientras los guardias civiles han de pagarse el chaleco antibalas de su bolsillo


26/05/2017

Ensayo del acto de izado de la bandera en Guadalajara. Foto: guadalajaradiario.ese asistirá el Jefe del Alto Estado Mayor (JEMAD). GD. Ensayo del acto de izado de la bandera en Guadalajara. Foto: guadalajaradiario.ese

Como ocurre cada año, el Día de las Fuerzas Armadas, cuyo desfile se celebra mañana sábado 27 de mayo en Guadalajara, la Guardia Civil va a detraer de sus labores policiales a una gran cantidad de personal y medios materiales, a pesar de que la Guardia Civil no pertenece a las Fuerzas Armadas, sino a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, por lo que la labor de seguridad ciudadana que la Constitución nos encomienda está, o debería estar, por encima de fastos militares que nada aportan a la ciudadanía y sólo suponen un despilfarro económico y un detrimento de personal que hace mucha falta para proteger a nuestras calles, carreteras y zonas rurales donde, demasiadas veces, la Guardia Civil brilla por su ausencia.

Los 350.000 euros de presupuesto (más del doble que el año pasado) que va a costar el desfile estarían mucho mejor empleados en mejorar el material policial e instalaciones del Cuerpo, donde existen vehículos patrullando con más de 400.000 kilómetros y se carecen de elementos tan básicos como un chaleco antibalas para cada agente, por no hablar del estado deplorable de muchos de nuestros acuartelamientos.

La grave crisis económica que atraviesa nuestro país y la austeridad que se exige a los ciudadanos, no va en consonancia con el gasto económico y en personal que suponen este tipo de macro celebraciones, donde la Guardia Civil participa sólo por mantener una tradición castrense que debiera haber sido superada hace años.

La sociedad reconoce y aplaude el trabajo de los guardias civiles siendo, año tras año, la institución más valorada por los españoles. Sin embargo todos los gobiernos de turno, incluido el actual, mantienen al Cuerpo en una situación de absoluto agravio con cualquier otro cuerpo policial de nuestro país.

Los guardias civiles somos los que peores condiciones laborales tenemos y los que menos cobramos. Detrás de esta situación de injusticia se encuentra, sin duda, el carácter militar que sigue manteniendo la Guardia Civil. Se trata de un cuerpo de naturaleza militar aunque no pertenece como hemos dicho a las Fuerzas Armadas. Pero aún esto último, pretende ocultarse con la participación en el desfile de cerca de 200 agentes del Cuerpo. Es como si el día 12 de octubre, patrona de la Guardia Civil, participaran unidades de las Fuerzas Armadas en los desfiles y paradas castrenses que organiza el Cuerpo en esta festividad.

Por eso, la presencia de guardias civiles en este desfile, sólo puede entenderse como un mensaje claro hacia el mantenimiento de un cuerpo policial militarizado. Ésta es la mejor manera para mantener las situaciones de agravio hacia los guardias civiles que ya hemos descrito amordazándolos con la amenaza de la disciplina castrense.

 

Whatsapp
Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.