AUGC condena la agresión sufrida a dos guardias civiles y reclama un aumento de personal para garantizar la seguridad


La violencia ejercida contra los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, de servicio o con motivo de una intervención en favor de la seguridad ciudadana, debe ser duramente castigada para proteger la acción de los profesionales de la seguridad pública.


02/11/2018
Visitas: 1814

Facebook Twitter Whatsapp
Varios agentes durante la prestación del servicio nocturno. Varios agentes durante la prestación del servicio nocturno.

Nuevamente ha ocurrido, dos guardias civiles han sido brutalmente agredidos. Pertenecen al Puesto de Tres Cantos, en la Comandancia de Madrid, y la agresión se ha producido con motivo de la celebración de una fiesta municipal de Halloween, en la noche del día 31 de Octubre, y por las que se ha procedido a la detención de tres personas.

Los agentes recibieron puñetazos, patadas en la cabeza y hasta un botellazo. Ahora se están recuperando de las heridas sufridas, y desde AUGC les deseamos una pronta y total recuperación.

Ante estos hechos, AUGC expresa su más firme condena. No es la primera vez que ante la intervención de un miembro de la Guardia Civil, este termina gravemente herido o incluso fallecido, como ocurrió durante la madrugada del 1 de noviembre en Badajoz, donde un guardia civil pedió la vida por intervenir fuera de servicio en una agresión en el interior de un pub.

No debemos tolerar que los guardias civiles sean brutalmente agredidos, tanto durante la prestación de servicio, como en su vida particular, por el mero hecho de ser los garantes de la seguridad pública y la protección de los ciudadanos.

Desde AUGC reclamamos una mayor firmeza de todos los poderes públicos frente a estos ataques para que quienes son los encargados de ofrecer seguridad se sientan también seguros en el ejercicio de sus funciones.

AUGC pondrá a disposición de los compañeros agredidos, y de todos aquellos afiliados que sufran este tipo de agresiones, sus servicios jurídicos para personarse como acusación particular, con el fin de poder reclamar las indemnizaciones por las lesiones sufridas  y la condena que le corresponde a este tipo de actos contra las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Estamos cansados de ver lo “gratis” que es agredir a un guardia civil y la frustración de los compañeros ante estas acciones.

Por otro lado, la fuga protagonizada por un interno de Valdemoro, sucedida el pasado día 1 de Noviembre en el Hospital 12 de Octubre, pone de relevancia el riesgo extremo de los compañeros que prestan servicio de conducciones de presos.

Este hecho, junto con el descrito anteriormente nos hace reclamar un mayor número de efectivos para la realización del servicio, de cara a una mayor seguridad de los guardias civiles en su día a día y para una mayor eficiencia en el servicio que prestamos a la sociedad.

 

Facebook Twitter Whatsapp

Comentarios

    Ningun comentario disponible

Si quieres comentar, haz click aquí para identificarte