Nuevo atropello a la jornada laboral de los guardias civiles: anulados los permisos de Navidad de los GRS


La falta de previsión de la Dirección General ante la situación en Cataluña vuelve a trastocar los planes familiares de cientos de trabajadores en unas fechas tan especiales.


Facebook Twitter Whatsapp
Agentes del GRS durante una actuación en Cataluña. Foto: Ricard Cugat / El Periódico. Agentes del GRS durante una actuación en Cataluña. Foto: Ricard Cugat / El Periódico.

La Dirección General ha comunicado una resolución a los grupos de GRS por los que acuerda dejar sin derecho al permiso de Navidad de cientos de guardias civiles con motivo de unas supuestas “necesidades del servicio” con motivo de las comisiones de servicio a desarrollar en Cataluña.

Nos encontramos una vez más ante un abuso en toda regla contra los trabajadores, haciendo muestra de un desprecio por sus condiciones laborales y familiares. Todo ello como consecuencia de una falta de planificación del personal ante una situación tan absolutamente previsible como son las vacaciones en las fechas navideñas.

Concretamente, la resolución indica que, dado que el personal se encontrará comisionado del 16 de diciembre de 2018 al 20 de enero de 2019, y al coincidir con las fechas de los turnos de navidad, los guardias civiles no tendrán derecho al disfrute de vacaciones y permisos, y tampoco recibirán compensación económica alguna al sacrificio solicitado; nuevamente los guardias civiles bajo el paragüas de unas condiciones de trabajo militarizadas vuelven a ser mano de obra barata.

Por este motivo, desde AUGC se ha remitido un escrito a la Dirección General de la Guardia Civil en la que se le recuerda que la Orden General por la que se regulan las vacaciones en la Guardia Civil indica que “se mantiene el derecho a disponer de permiso en fechas señaladas (Semana Santa y Navidad) y se autoriza la posibilidad de unirlo al de asuntos particulares para lograr un periodo más prologando de disfrute continuado”.

La misma norma, en relación a los permisos de Navidad y Semana Santa, indica que “para garantizar la operatividad de las unidades, se establecerán turnos para su disfrute. Siempre que sea posible, los permisos se concederán de acuerdo con las preferencias manifestadas por el personal, con el orden de prioridades establecido en el apartado siguiente y teniendo en cuenta las necesidades del servicio.”

Lo cierto es que, en el presente caso, nos encontramos ante un permiso al que los guardias civiles tienen derecho y que, en todo el documento no se habla, ni una sola vez de una situación extraordinaria, imprevista o de tal importancia que impida que los Guardias Civiles puedan disfrutar dicho permiso.

Así, si observamos el contenido de la resolución, únicamente se habla de una comisión de servicio, prevista, planificada y que lleva desarrollándose desde hace más de un año, que sirve como justificación para no disfrutar un derecho laboral reconocido en una norma.

Por ello, no existe tal necesidad de servicio, sino una negligente gestión del personal pues, todos los años se disfrutan los permisos de navidad y, teniendo claro eso, no llegamos a comprender como se nombra una comisión de servicio con fecha de inicio, justo antes de los turnos de navidad y finalización una vez finalizados dichos turnos.

La situación ha sido generada por una deficiente gestión ejercida por la cadena de mando pues, lo lógico sería nombrar las comisiones de servicio para repartir las navidades, de tal modo que todo el personal estuviese comisionado en parte de las fechas y pudiese disfrutar su permiso en otras.

Entenderíamos que, con motivo de la comisión de servicio, no se permitiese a los agentes escoger turnos, e incluso repartir las comisiones de servicio en 2 turnos de modo que una finalizase el 27/28 de diciembre (por ejemplo) y el otro se iniciase en dicha fecha y, así, en la fecha que no correspondía comisión pudiesen disfrutar su permiso.

Sin embargo, la Administración ha tirado por lo más sencillo, nombrar la comisión en todas las navidades y así alegar que no se pueden disfrutar (cuando no resulta cierto), generando un enriquecimiento ilícito de la Administración pues, teniendo los trabajadores el derecho a no trabajar tres días, se verán obligados a trabajarlos sin compensación económica alguna. Si tenemos en cuenta que cada diez trabajadores son treinta días de trabajo no remunerado, a una media de sesenta euros al día, tendríamos que por cada diez trabajadores se produciría un enriquecimiento ilícito de la administración de 1.800 euros en perjuicio de los trabajadores que no podrán disfrutar de dicho derecho y que, la situación se podría extender a la semana santa de modo que ya no estaríamos hablando de tres días, sino de seis días.

En su escrito a la Dirección General, AUGC comunica que este asunto será llevado al pleno del Consejo de la Guardia Civil en ruegos y preguntas ante lo que consideramos un abuso del término “necesidades del servicio” para impedir el ejercicio de un derecho laboral, que la propia administración alegaba que nunca ocurriría cuando se regularon los permisos de Navidad.

Sin duda, y en caso que este nuevo abuso continúe sin rectificación por parte de los responsables, AUGC llevará este atropello a los derechos de los guardias civiles hasta las últimas consecuencias, incluida por supuesto la acción en los tribunales de justicia, donde en numerosas ocasiones han venido a corregir injusticias de similar índole.

PUEDES DESCARGARTE EL ESCRITO REMITIDO POR AUGC A LA DIRECCIÓN GENERAL EN ARCHIVO ADJUNTO (PDF)

Adjuntos:

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

Si quieres comentar, haz click aquí para identificarte