La justicia reconoce el derecho de una guardia civil a reducción de jornada con concreción de horario para cuidar de su hija


La Comandancia le había denegado la solicitud, pero el trabajo de los servicios jurídicos de AUGC ha revertido la situación.


Facebook Twitter Whatsapp
La conciliación familiar y profesional, una asignatura pendiente en la Guardia Civil. La conciliación familiar y profesional, una asignatura pendiente en la Guardia Civil.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo de Palencia ha dictado sentencia favorable a la demanda de una guardia civil destinada en esta provincia que ha contado con el apoyo de los servicios jurídicos de AUGC. La agente había interpuesto un recurso contra la decisión de la Comandancia de denegar su solicitud de prestar servicio en su unidad con "la reducción de la jornada de trabajo en un 20%, con concreción de la nueva jornada en horario de trabajo matinal de 8.30 horas a 14.30 horas, de lunes a viernes". El motivo de esta solicitud era el cuidado de su hija.

Ahora el juez establece que la resolución del General Jefe de la XII Zona de la Guardia Civil de Castilla y León, desestimatoria a su vez del recurso de alzada presentado por la demandante contra la resolución previa de la Comandancia, denegatoria de la solicitud, "se anula por no resultar ajustada al ordenamiento jurídico".

De esta manera, el auto de la sentencia determina "que en virtud de dicho pronunciamiento, se declara el derecho de la guardia civil (...) a tener reducción de su jornada de trabajo en un veinte por ciento, con concreción de horario matina de 8.30 horas a 14.30 horas de lunes a viernes, y ello con efectos del 8 de octubre de 2017 (fecha de la solicitud), sin perjuicio de que la Comandancia del Puesto de Trabajo (...) pueda modificarlo en atención a circunstancias puntuales, excepcionales y de carácter urgente".

Además, la sentencia impone las costas procesales a la Administración.

Una vez más, queda evidenciada la enorme dificultad que los guardias civiles encuentran para poder llevar a cabo una conciliación familiar y profesional efectiva, una circunstancia especialmente compleja en el caso de las mujeres. La Dirección General, lejos de entender que la institución debe adaptarse y evolucionar hacia una segunda generación de derechos para sus trabajadores, continúa empeñada en un inmovilismo recalcitrante y anacrónico.

Ante estas actitudes tiene que ser, una vez más, la justicia la que devuelva a los guardias civiles sus derechos. Y ahí siempre está AUGC, la única asociación que verdaderamente pelea en todos los ámbitos por los compañeros.

Puedes ver el auto de la sentencia completo en el archivo adjunto.

Adjuntos:

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

Si quieres comentar, haz click aquí para identificarte