El nuevo Gobierno decide: continuar por la vía sancionadora contra los representantes de AUGC o apostar por los derechos de los guardias civiles


Es hora de cambios en la manera de ejercer el derecho de asociación profesional en la Guardia Civil. La política sancionadora contra los representantes de AUGC debe llegar a su fin, e iniciar una segunda generación de derechos con dialogo y entendimiento para conseguir los avances en derechos que esperan y necesitan los guardias civiles.


19/07/2018
Visitas: 6064

Facebook Twitter Whatsapp
Alberto Moya (derecha) y otros miembros de la Junta Directiva Nacional de AUGC posan frente a la Dirección General antes declarar en 2015 por expedientes abiertos contra ellos. Alberto Moya (derecha) y otros miembros de la Junta Directiva Nacional de AUGC posan frente a la Dirección General antes declarar en 2015 por expedientes abiertos contra ellos. Foto: Chema Martínez.

De golpe y de una sola vez, en el 2º Pleno del Consejo de la Guardia Civil, correspondiente al mes de junio, se trataron tres expedientes disciplinarios contra representantes de AUGC. Nuestra compañera Pilar Villacorta, Cabo Primero, junto a los Guardias Civiles Juan Couce y Alberto Alegría, se enfrentan a tres y dos meses, respectivamente, de suspensión de empleo y sueldo.

Nuevamente hemos de denunciar la reiterada política, insertada en la Guardia Civil, para llevar a cabo una estrategia antidemocrática, abriendo expedientes a los representantes de AUGC en el legítimo ejercicio de sus funciones asociativas. Unas sanciones que nunca se hubieran producido en otro ámbito, donde los representantes de los trabajadores ejercen derechos con normalidad. Pero en la Guardia Civil ejercer derechos supone enfrentarse a sanciones desproporcionadas y con un claro carácter represivo.

Pero se equivocan los altos mandos que aún piensan que con expedientes van a callar a la mayor organización policial de España. No nos callarán. AUGC plantará batalla con todas sus herramientas para evitar que se produzca este atropello contra quienes ponen voz a los problemas de los guardias civiles. Y lo primero que haremos será trasladar el conflicto al nuevo ministro del Interior, Grande-Marlaska, el próximo 18 de julio, para que ponga cordura en esta abusiva utilización del régimen disciplinario.

EXPEDIENTES A REPRESENTANTES DE AUGC POR EJERCER DERECHOS

Nuestros tres representantes se enfrentan a expedientes que proponen resoluciones por falta grave con una desproporcionalidad y dureza que solo puede significar una cosa: la falta de cultura democrática y una muestra inequívoca de que el derecho representativo de asociacionismo necesita avances.

PILAR VILLACORTA

La denuncia que ocasiona el expediente: Cabo Primero, fue hasta hace poco la Secretaria de la Mujer en la Junta Directiva Nacional de AUGC. Durante un ejercicio de tiro, ella y dos compañeras más, se encuentran con que no disponen de chalecos antibalas adaptados a su complexión. Aun así, el Coronel Jefe de Comandancia de Cantabria las obliga a ponérselo. Ante la insistencia e imposibilidad, nuestra compañera reclama, sin éxito, al servicio de Prevención en Riesgos Laborales. Finalmente, Pilar pregunta al Coronel como se sentiría él si intentarán colocarle una prenda femenina que además no se ajustara a su talla y peso. Resultado: tres meses de empleo y sueldo por supuesta “insubordinación”.  

Objetivo conseguido: gracias a su trabajo y al del resto de representantes, hoy la Guardia Civil dispone de chalecos antibalas femeninos.

 

JUAN COUCE

La denuncia que ocasiona el expediente: Guardia Civil destinado en Las Palmas de Gran Canaria y Secretario General de AUGC en la provincia. Ante la denuncia de sus compañeros por unas posibles irregularidades y negligencias en el aeropuerto de la isla, nuestro representante da cuenta a sus superiores para que se investiguen y depuren las correspondientes responsabilidades. Pero la realidad es que la solicitud para investigar la denuncia sobre posibles anomalías se cierra, y a continuación se abre expediente para perseguir y sancionar al representante de AUGC. Resultado: dos meses de empleo y sueldo por supuestas “aseveraciones falsas”.

Objetivo conseguido: aunque parcialmente, puesto que la situación en el aeropuerto de Lanzarote ha mejorado en cuanto a las prácticas, la problemática sigue sin ser resuelta.

 

ALBERTO ALEGRIA

La denuncia que ocasiona el expediente: Guardia Civil y Secretario General Provincial, hasta hace poco tiempo, en Cantabria. Al igual que los otros dos miembros de AUGC, por ejercer su actividad como representante y ofrecer ante los medios de comunicación las deficientes condiciones en las que trabajan los compañeros del Servicio de Montaña. Resultado: dos meses de empleo y sueldo por supuestas “aseveraciones falsas”.

Objetivo conseguido: hoy día los compañeros del Servicio de Montaña han visto como sus instalaciones de trabajo eran reformadas y acondicionadas de una manera digna.

 

ANTONIO GONZÁLEZ

Guardia Civil en la provincia de Castellón, y Secretario General Provincial de AUGC, se le sanciona disciplinariamente por declinar la asistencia a un encuentro con el Jefe de Comandancia. La reunión se convoca sin disponer de la correspondiente comisión de servicio, se modifica el horario y se anuncia que tendrá una duración muy breve. Ante la falta de interés de este mando por atender y escuchar verdaderamente los problemas de los guardias civiles, nuestro representante comunica que declina el encuentro. Resultado: sancionado por falta grave por “incumplimiento de las ordenes dadas” con cinco días de haberes y suspenso de funciones.

Objetivo conseguido: AUGC lograba recientemente, por vía judicial ante el Tribunal Supremo, la anulación de pleno derecho de la norma que desarrolla los derechos de las asociaciones profesionales de Guardias Civiles, Orden General que se utilizó para sancionar al representante de AUGC y que ahora, como decimos, queda declarada nula de pleno derecho.

 

ES HORA DE CAMBIOS

Es hora de cambios en la manera de ejercer el derecho de asociación profesional en la Guardia Civil. La política sancionadora contra los representantes de AUGC debe llegar a su fin, e iniciar una segunda generación de derechos con dialogo y entendimiento para conseguir los avances en derechos que esperan y necesitan los guardias civiles.

El Gobierno del PSOE debe decidir si continúa la línea represora contra los representantes de AUGC marcada por el anterior gobierno o si desea iniciar una etapa de diálogo y respeto hacia los guardias civiles.

Después de una década de asociacionismo profesional en la institución, provoca estupor comprobar que todavía pervive en muchos mandos esa pulsión rancia y autoritaria de pretender someter a los legítimos representantes de los trabajadores a golpe de expediente y amenazas. No lo vamos a consentir.

Todas estas situaciones vuelven a poner en evidencia la necesidad de impulsar en el seno del Cuerpo un nuevo modelo de asociacionismo profesional que traiga una segunda generación de derechos para los guardias civiles. AUGC seguirá, con más fuerza si cabe, luchando por una Guardia Civil más democrática, más moderna y con derechos para sus miembros, como llevamos haciendo desde la década de los 90 siendo hereditarios del movimiento sindical clandestino que fructificó en los años 80 en la Guardia Civil.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.