El Gobierno reconoce que en la Guardia Civil se produce una prejubilación por motivos psicológicos cada tres días


AUGC lleva años denunciando la falta de un plan de prevención de conductas suicidas en el Cuerpo.


Facebook Twitter Whatsapp
El estrés es uno de los principales riesgos laborales de los guardias civiles. El estrés es uno de los principales riesgos laborales de los guardias civiles.

AUGC lleva años denunciando la elevada tasa de suicidios en la Guardia Civil, con una media de una muerte cada 26 días, un auténtico drama oculto que, además, se ha recrudecido en los últimos años. Así, si en 2016 fueron nueve los casos, la cifra casi se duplicó al año siguiente, cuando 17 guardias civiles acabaron con su propia vida, lo que supuso un triste récord del último lustro. El comienzo de 2018, con seis suicidios en tan sólo los dos primeros meses del año, confirmó esta terrible tendencia.

Ante esta situación, AUGC mantiene un contacto permanente con los grupos parlamentarios para transmitirles la necesidad de abordar este problema a través de una comisión de estudio multidisciplinar y no sólo con los mecanismos internos de la Guardia Civil. Es sabido que para AUGC una de las primeras medidas que deberían implantarse es la externalización del servicio psicológico a los guardias civiles, de manera que sean profesionales independientes los que los atiendan. Hay que recordar que en la actualidad este servicio es prestado por psicólogos que forman parte de la Guardia Civil, con lo cual el estrés laboral, continúa presente aún en estas consultas.

Igualmente, piden una evaluación de riesgos psicosociales y un estudio profundo de los resultados para poder estudiar las medidas que realmente sean eficaces para reducir los suicidios.

Ahora, un nuevo dato viene a corroborar que el estrés y los riesgos psicosociales derivados de la actividad profesional de los guardias civiles tiene una repercusión directa sobre su situación laboral y personal, mucho mayor incluso que los problemas físicos derivados de su actividad. Según la documentación aportada por el Gobierno como respuesta a una pregunta escrita del diputado de Unidos Podemos Juan Antonio Delgado, desde enero del año 2012 hasta 2018 se han producido 1.901 jubilaciones por incapacidad de guardias civiles, de las cuales 730 han sido por motivos psíquicos, otras 630 por motivos físicos y 570 por motivos mixtos, o lo que es lo mismo: una prejubilación por causas mentales cada tres días.

Hace ahora tres años, el 10 de septiembre de 2015, coincidiendo con el Día Internacional de la Prevención del Suicidio, el secretario general de AUGC, Alberto Moya, hacía entrega en el Ministerio de Sanidad un escrito en el que denunciaba este drama oculto en la Guardia Civil:

En la misiva se explicaba que, a las dificultades propias del desempeño de nuestro trabajo, junto la posesión de armas (un riesgo laboral importante) y largos turnos de conducción o períodos de estrés mantenidos en el tiempo, en la Guardia Civil nos encontramos con dificultades inherente a su idiosincrasia. Por su naturaleza militar, el Guardia Civil tiene vedado el alcance de instrumentos que desde otras profesiones tienen para poder velar por el respeto a sus derechos como son la sindicación y el derecho a la huelga. Esto hace que en ocasiones, nos encontremos indefensos para resolver conflictos laborales internos o detener posibles casos de mobbing que pudieran darse como en cualquier organización de otro tipo y que pueden potenciar un ambiente propicio para la aparición de este tipo de trastornos.

Tres años después poco o nada se ha hecho para remediar este problema en la Guardia Civil, lo cual ha tenido como consecuencia el incremento de la tasa de suicidios.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.