Nueva amenaza contra la jornada laboral de los guardias civiles


Ante la falta de plantilla, los mandos responsables del Servicio Marítimo, desoyendo las observaciones críticas de AUGC, han tomado la decisión de trasladar el régimen de servicio de los buques oceánicos de la Guardia Civil, consistente en ciclos de trabajo de hasta quince días seguidos, a todas las patrulleras de altura.


22/02/2019
Visitas: 5905

Facebook Twitter Whatsapp
Gráfico que ilustra la situación de los agentes de Servicio Marítimo de la Guardia Civil. Gráfico que ilustra la situación de los agentes de Servicio Marítimo de la Guardia Civil.

De nuevo la Guardia Civil busca compensar la falta de personal con la imposición de una mayor cantidad de horas de trabajo de los agentes. Lejos de aplicar de una vez la Orden General de Jornada Laboral y los turnos de trabajo que permitan la conciliación laboral y familiar de los trabajadores, la Dirección General continúa apretando a los guardias civiles. Un ejemplo de esto lo exponíamos recientemente en relación a la ampliación de 37 a 40 horas de la jornada semanal de los agentes de Tráfico.

Ahora es el turno de los agentes del Servicio Marítimo. El 30 de junio de 2018 entró en vigor la Orden Comunicada sobre el régimen de servicio e incentivos, para servicios en las patrulleras de altura de la Guardia Civil.

Desde el primer momento, AUGC se opuso a la misma pues la considerábamos lesivas para los intereses y derechos económicos y profesionales de los guardias civiles destinados en la especialidad del Servicio Marítimo. Y la aplicación efectiva de la citada Orden Comunicada nos está dando la razón. Porque es necesario denunciar que, ante la falta de plantilla (problema endémico de la Guardia Civil, del que lógicamente no se libra el Servicio Marítimo), los mandos responsables de este Servicio, y desoyendo las observaciones críticas de AUGC, han tomado la decisión de trasladar el régimen de servicio de los buques oceánicos de la Guardia Civil, consistente en ciclos de trabajo de hasta quince días seguidos, a todas las patrulleras de altura distribuidas por los Servicios Marítimos Provinciales, aun a sabiendas de que estas embarcaciones (las denominadas “Rodman 101”) no están preparadas para realizar largas travesías en alta mar.

Lo que en realidad se pretende con este cambio es “ahorrarle” personal – y, por tanto, el dinero de las correspondientes compensaciones económicas - a la Administración, ya que según estima la Memoria técnica de la mencionada Orden Comunicada, para sacar rendimiento a las patrulleras de altura, y si el servicio se desempeñara acogido a la Orden General de jornada laboral, se necesitarían 1401 personas, mientras que con el actual “invento”, bastaría con 173 personas. Es decir que, cada guardia civil hará el trabajo que les correspondería a otros 8, si lo hiciera en el régimen general de servicios.

Al conocer estos datos, automáticamente han saltado las alarmas en AUGC, ya que no es que esta asociación pretende influenciar en cuestiones operativas relacionadas con un obtener el máximo rendimiento posible de las patrulleras oficiales del Servicio Marítimo; en realidad, lo verdaderamente lamentable es que la Dirección General pretende hacer esa rentabilización a costa de hacer trabajar mucho más a los guardias civiles, y para colmo, retribuirles mucho menos de lo que les correspondería.

Esto último no es ninguna valoración subjetiva, sino la mera constatación de los datos que arroja la Memoria técnica de la Orden Comunicada, y que es relativamente fácil de obtener, pues la diferencia del coste de incentivos económicos que habría que abonar a los guardias civiles, si se siguiera el regulado en la Orden General 11/2014, con respecto al establecido en la Orden Comunicada arroja una cantidad total de 737.667 €, que si lo dividimos entre los 173 guardias civiles que realizarán este servicio, nos arroja una cantidad de 355 € mensuales; y si a los mismos se añadieran las correspondientes dietas de manutención y alojamiento (que tampoco percibirán), hablamos de una cuantía aproximada de 2695 € mensuales de diferencia por cada guardia civil, con respecto a los incentivos reales que cobrarán, ya que estos solo percibirán la “tarifa plana” asignada mediante un complemento de productividad. Pero es que hay señalar, para mayor escarnio, que FRONTEX subvenciona a España con un porcentaje de los gastos de necesarios para las navegaciones de estas patrulleras. Dinero que, como vemos, no llega como indemnizaciones económicas, a las tripulaciones.

Es decir, que la Guardia Civil ha impuesto obligatoriamente a los componentes del Servicio Marítimo, un régimen de servicio con un enorme impacto negativo en la conciliación de la vida familiar y laboral (los periodos de embarque serán de hasta quince días seguidos), con la especial penosidad que ello supone – penosidad, que de hecho admite hasta la propia Orden Comunicada de servicios – pero pagándoles hasta 90 € diarios menos que los que le correspondería, si en lugar de esta Orden Comunicada, se aplicara la Orden General que afecta a todos los guardias civiles.

No acaban aquí las malas noticias, pues es sabido que la Dirección General ya está planificando el alterar profundamente el régimen de horarios e incentivos de todos los Servicios Marítimos Provinciales, para “sacarlos” del régimen general, con las mismas pretensiones, es decir, regular un régimen de guardias combinadas, para ahorrar personal, a costa de pagar menos, pero trabajando más horas. Y esto deben saberlo todos los guardias civiles, porque la reforma de la Orden General de jornada y horarios que quiere llevar a cabo la Dirección General va en este sentido, de aumentar la jornada laboral para todos los componentes del Cuerpo. Lo que quiere decir que jamás podríamos alcanzar la equiparación real y absoluta, pues difícilmente esta llegará, si todos los policías percibimos las mismas retribuciones, pero los guardias civiles van a realizar muchas más horas de servicio, que el resto.

De momento, la batalla judicial ha comenzado, porque AUGC ha interpuesto recurso contencioso-administrativo contra la citada Orden Comunicada de patrulleras de altura, con el propósito de anularla y actuar así, de dique de contención ante otros cambios que serán igual o más perjudiciales que este. Por todo lo anterior, hacemos un llamamiento a todos los guardias civiles, para que se conciencien, de que es más que probable que pronto tengamos que reaccionar, comenzando con el inicio de movilizaciones, en respuesta a este nuevo atropello a los integrantes del Cuerpo.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.