Rehabilitación Guardias Civiles

Art. 27 Carrera profesional

  • Todavia no ha sido respaldada

  • Activa

  • Solicito

    Plantear la siguiente PROPUESTA/SUGERENCIA, en virtud de lo dispuesto en los Art. 14 de la Ley 29/2014, de 28 de noviembre, de Régimen del Personal de la Guardia Civil, y 1.2 del Reglamento de Organización y funcionamiento interno del Consejo de la Guardia Civil.

    Por considerar que la misma se encontraría comprendida en el Artículo que a continuación se señala, del Título V de esta última Ley Orgánica -LODDG-, “De los derechos y deberes de los miembros de la Guardia Civil: Artº. 27. Carrera Profesional

  • Propuesta o sugerencia que se solicita

    Que se lleven a cabo los trámites necesarios para modificar el Real Decreto 728/2017, de 21 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de adquisición y pérdida de condición de guardia civil y de situaciones administrativas del personal de la Guardia Civil, al objeto de que el personal de la Guardia Civil retirado por incapacidad permanente que solicite la rehabilitación de su condición de guardia civil, no sea obligado a “superar una prueba objetiva de conocimientos sobre normativa, procedimientos y técnicas profesionales” y “otra correspondiente a las pruebas físicas que hubiera que superar para ingresar en su escala adaptadas a su sexo y edad”, tal como ocurre actualmente.

  • Expongo

    La Ley 29/2014, de 28 de noviembre, de Régimen del Personal de la Guardia Civil, establece en su artículo 98 que “en caso de cese de la relación de servicios por insuficiencia de condiciones psicofísicas que impliquen incapacidad permanente para el ejercicio de las funciones propias del Cuerpo, el interesado, una vez desaparecida la causa objetiva que la motivó, podrá solicitar la rehabilitación de su condición de guardia civil, que le será concedida salvo que no se acredite fehacientemente la desaparición de aquella causa o existan otras circunstancias que resulten incompatibles con la condición de guardia civil”.

    Por otro lado, el Real Decreto 728/2017, de 21 de julio, por el que se aprueba el Reglamento de adquisición y pérdida de condición de guardia civil y de situaciones administrativas del personal de la Guardia Civil, dispone en el apartado 2 de su artículo 11 que “en caso de cese de la relación de servicios por insuficiencia de condiciones psicofísicas que impliquen incapacidad permanente para el ejercicio de las funciones propias de la Guardia Civil, el interesado podrá solicitar la rehabilitación de su condición de guardia civil, una vez desaparecida la causa objetiva que la motivó”.

    Y en los apartados 3 y 4 de dicho artículo 11 se establece que “para la valoración de las circunstancias contempladas en los apartados anteriores, la Jefatura de Personal instruirá un expediente que se resolverá en el plazo máximo de seis meses… En el expediente, se acreditará la aptitud para prestar servicio del interesado. Para ello deberá superar una prueba objetiva de conocimientos sobre normativa, procedimientos y técnicas profesionales, según se determine por parte de la Jefatura de Enseñanza, atendiendo al empleo y escala a la que se reincorporaría y, en su caso, otra correspondiente a las pruebas físicas que hubiera que superar para ingresar en su escala adaptadas a su sexo y edad. Igualmente, por el Servicio de Asistencia Sanitaria y por el Servicio de Psicología será sometido a reconocimientos médicos y a pruebas psicológicas a fin de acreditar la aptitud para el servicio”.

    Hasta aquí lo regulado específicamente para los empleados públicos de la Guardia Civil, mientras que el Real Decreto Legislativo 5/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto Básico del Empleado Público, dispone en su artículo 68 que “en caso de extinción de la relación de servicios como consecuencia de pérdida de la nacionalidad o jubilación por incapacidad permanente para el servicio, el interesado, una vez desaparecida la causa objetiva que la motivó, podrá solicitar la rehabilitación de su condición de funcionario, que le será concedida”.

    En relación con ello, el Real Decreto 2669/1998, de 11 de diciembre, por el que se aprueba el procedimiento a seguir en materia de rehabilitación de los funcionarios públicos en el ámbito de la Administración General del Estado, establece en el apartado 3 del artículo 4 que “en el supuesto de rehabilitación por desaparición de la causa que motivó la jubilación por incapacidad permanente, el interesado deberá solicitar que se efectúe el correspondiente reconocimiento médico por el Equipo de Valoración de Incapacidades del Instituto Nacional de la Seguridad Social u órgano médico equivalente de la Comunidad Autónoma en la provincia en la que el interesado tenga su domicilio, pudiendo acompañar a la instancia cuanta documentación relativa a su historial o situación médica tuviere por conveniente”.

    Y en su artículo 6.1 añade que “en los supuestos de cambio de nacionalidad y jubilación por incapacidad permanente para el servicio, la acreditación suficiente de las causas objetivas que posibilitan la rehabilitación, será determinante para que el órgano competente para la tramitación del procedimiento formule propuesta de resolución estimatoria de la solicitud del interesado”.

    Por lo tanto, mientras que a los empleados públicos de la Administración General del Estado, incluidos los pertenecientes a la Policía Nacional (regulado a través de su ley de personal), únicamente se les requiere, para la rehabilitación de su condición de funcionario, dictamen médico acreditativo de que ha desaparecido la incapacidad por la que fueron jubilados, sin embargo a los empleados públicos de la Guardia Civil, además de dicho dictamen médico se les requiere “superar una prueba objetiva de conocimientos sobre normativa, procedimientos y técnicas profesionales” y “otra correspondiente a las pruebas físicas que hubiera que superar para ingresar en su escala adaptadas a su sexo y edad”.

    Resulta ilógico y contrario a derecho que a los empleados públicos de la Guardia Civil se les exija para ser rehabilitados al servicio activo la superación de unas pruebas a las que no deben someterse los funcionarios de la Policía Nacional, a pesar de que ambos desempeñan cometidos idénticos o similares, funciones policiales, produciéndose así una evidente situación de trato desigual y agravio comparativo.

    A lo anterior debe añadirse que también resulta incongruente requerir la superación de esas pruebas a quien ha pasado a retiro por la pérdida de condiciones psicofísicas en un momento determinado, y no por la pérdida de aptitudes profesionales.

    No se puede equiparar esa situación de insuficiencia de condiciones psicofísicas a otras totalmente distintas (pérdida de nacionalidad española, condena de inhabilitación absoluta o de inhabilitación especial para empleo o cargo público), tal como hace el Real Decreto 728/2017. Además, al personal que se encuentra fuera del servicio activo en situación de excedencia voluntaria o de servicios especiales, algunos de ellos durante muchos años, no se le somete a esas pruebas de conocimientos y físicas.

    Debe tenerse en cuenta que la rehabilitación del personal de la Guardia Civil a quien más beneficia precisamente es a la propia Administración Pública y a la sociedad en general, sobre todo en la situación actual de déficit generalizado de plantilla en muchas unidades, toda vez que se puede recuperar para el servicio activo a personal del que ya no se disponía y además supone un considerable ahorro en el apartado de pensiones.

Nota informativa

En esta sección publicamos periódicamente las Propuestas y Sugerencias al Consejo de la Guardia Civil en aplicación del Art. 14 de la Ley 29/2014 que creemos que son de interés si no para todo el colectivo, sí para una parte importante de él.

Las propuestas pueden enviarse directamente a dicho órgano a través de correo electrónico. Lo que hacemos aquí es presentarte un modelo confeccionado y ajustado a la normativa y facilitar su presentación en tu nombre con un simple click.

Selecciona una o varias propuestas de las que se encuentran activas y podrás leer su contenido. Si estás conforme en el siguiente paso podrás presentarla directamente y AUGC enviará por tí la propuesta al Consejo de la Guardia Civil. En tu correo electrónico recibirás una copia de la misma a modo de justificante del envío. Recuerda tener correctamente actualizados tus datos para evitar rechazos por algún error en ellos.

Gracias por tu colaboración