La falta de cultura democrática en la Guardia Civil sigue manifestándose en la aplicación de represalias contra representantes de AUGC


Como último ejemplo de esto podemos citar la sanción por falta grave, con pérdida de cinco días de haberes y suspensión de funciones, que se le ha impuesto al secretario general provincial de la delegación de Castellón, Antonio González Piqueras. Su ‘delito’ fue no acudir a una reunión fijada por el jefe de la Comandancia con los representantes de las asociaciones profesionales.


21/06/2018
Visitas: 3737

Facebook Twitter Whatsapp
Muchos altos mandos siguen sin asumir la cultura democrática de la sociedad. Muchos altos mandos siguen sin asumir la cultura democrática de la sociedad.

AUGC sigue constatando que, por desgracia, entre algunos cuadros de mando de la Guardia Civil siguen presentes actitudes que denotan una absoluta falta de cultura democrática. Como último ejemplo de esto podemos citar la sanción por falta grave, con pérdida de cinco días de haberes y suspensión de funciones, que se le ha impuesto al secretario general provincial de la delegación de Castellón, Antonio González Piqueras. Su ‘delito’ fue no acudir a una reunión fijada por el jefe de la Comandancia con los representantes de las asociaciones profesionales.

El secretario provincial de AUGC había solicitado acudir a la cita en Comisión de Servicio, algo que se le denegó. Además, el encuentro, en la que tan solo se había previsto para atender a media docena de asociaciones, algo a todas luces insuficiente, fue adelantado en una hora respecto al horario inicialmente establecido. Ante todo esto, Antonio González comunicó por correo electrónico su ausencia de la reunión.

Ese fue el motivo por el que el jefe de la Comandancia entendió que se había producido una “falta de subordinación” y procedió a sancionar al representante de AUGC. Ahora, tras ser desestimado por la Dirección General el recurso presentado por nuestros servicios jurídicos, AUGC trabaja ya para que sea la justicia ordinaria la que se pronuncie sobre este nuevo abuso.

Esta situación constituye una nueva muestra de algo ya viene denunciando AUGC desde hace meses: el retroceso en la Guardia Civil hacia las peores prácticas de represión contra los representantes asociativos. ¿Es esa es la Guardia Civil moderna y democrática que quieren mostrar a la sociedad?

Es evidente que algunos altos mandos siguen anclados en el pasado, ajenos a la evolución de la sociedad, sin entender la diferencia entre el cumplimiento de un servicio y la celebración de una reunión con los legítimos representantes de los trabajadores. Porque no estamos hablando de una sanción a un agente por desobedecer, sino de un castigo a una asociación profesional por no someterse al criterio del mando. Como si tuvieran potestad para ello. Son los herederos del sindicato vertical; la patronal manda y dice cómo se debe representar a los trabajadores.

En este sentido, cabe recordar que en el próximo Pleno del Consejo se tratarán los expedientes abiertos contra otros tres representantes de AUGC: Juan Couce, secretario general provincial de Las Palmas; Alberto Alegría, anterior secretario provincial de Cantabria; y Pilar Villacorta, anterior secretaria nacional de la mujer de AUGC. En los tres casos, los expedientes se les abrieron por situaciones relacionadas con el ejercicio de sus funciones como representantes.

AUGC reitera que no se quedará cruzada de brazos ante estas represalias rancias y extemporáneas, y que actuará con toda la fuerza de sus servicios jurídicos para plantar cara ante estos abusos, y que, por supuesto, ningún expediente acallará nuestra voz ni frenará nuestro trabajo para luchar por los derechos sociolaborales de todos los guardias civiles.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.