Seis guardias civiles heridos en el asalto migratorio a la valla de Melilla más violento hasta la fecha


Desde AUGC debemos expresar nuestra máxima preocupación por una situación que ratifica la creciente agresividad de las personas que tratan de entrar en España por esta vía, una actitud que pone en serio riesgo a los guardias civiles y a los propios inmigrantes.


Facebook Twitter Whatsapp
Imagen de archivo de un asalto migratorio a la valla fronteriza. Imagen de archivo de un asalto migratorio a la valla fronteriza.

Esta mañana, minutos antes de las siete, se ha producido un nuevo asalto organizado a la valla fronteriza de Melilla, en la zona norte, entre los Pinos de Rostrogordo y el Río Nano. Aproximadamente doscientos inmigrantes han tratado de saltar la frontera dispersándose a lo largo de un kilómetro y medio y tratando de acceder desde distintos puntos, con lo que pese a que los guardias civiles estaban avisados de su presencia por la policía marroquí y contaban con todos los efectivos disponibles, medio centenar de ellos han logrado su propósito de entrar en territorio español.

Hay que destacar que, aun con el refuerzo de los GRS todavía presentes en Melilla, el número de agentes se ha visto totalmente desbordado ante el elevado número de migrantes que trataba de superar la valla de manera simultánea, lo que pone en evidencia una vez más la necesidad de refuerzos técnicos y humanos en las ciudades fronterizas, tal y como viene reclamando AUGC desde hace años.

Por otra parte, el de hoy ha sido el asalto más violento que ha tenido lugar hasta la fecha en esta ciudad, con lanzamiento masivo contra los guardias civiles de piedras y de los garfios empleados para ayudarse a escalar la valla. Además, una vez superada ésta, los inmigrantes se lanzaban contra los agentes buscando el cuerpo a cuerpo.

Seis agentes han resultado heridos de diversa consideración, el más grave con fisura del tabique nasal. Dos inmigrantes también han sufrido lesiones, uno de ellos con fractura abierta de tibia y peroné.

Desde AUGC debemos expresar nuestra máxima preocupación por una situación que ratifica la creciente agresividad de las personas que tratan de entrar en España por esta vía, una actitud que pone en serio riesgo a los guardias civiles y a los propios inmigrantes.

En este sentido, se hace más necesario que nunca ese refuerzo que llevamos solicitando desde hace años, tanto a través del incremento del número de efectivos en la zona como de la instalación de cámaras detectoras de movimiento de anticipación, así como la adquisición de vehículos con plataformas elevadoras que den seguridad a los agentes que necesiten subir a la valla en el caso de que se acceda a la parte alta de la misma. 

Por otra parte, AUGC vuelve a insistir en la necesidad de contar con un protocolo de actuación claro e inequívoco en las fronteras con Ceuta y Melilla, y que el ministro del Interior se pronuncie sobre  las devoluciones en caliente. Es urgente, en este sentido, que los agentes cuenten con una mayor protección jurídica en la labor diaria que realizan en los pasos fronterizos.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.