La falta de personal provoca una mala atención al ciudadano


22/02/2017

Cuartel de la Guardia Civil de Torrevieja, Alicante Cuartel de la Guardia Civil de Torrevieja, Alicante

La Asociación Unificada de Guardias Civiles ha denunciado en reiteradas ocasiones la falta de personal en la Guardia Civil, lo cual repercute directamente en el servicio que se presta al ciudadano.

Un ejemplo de esto es lo que sucede en el Puesto Principal de la Guardia Civil de Torrevieja (Alicante), donde sus agentes vienen denunciando ante sus representantes de la delegación de AUGC en la provincia que desde hace varios meses se están produciendo hechos anómalos tales como la obligación de prestar servicio en las oficinas de atención al ciudadano sin que, previamente, se les forme en su nueva tarea, algo que les obliga a ir aprendiendo sobre la marcha. Todo ello en detrimento de la correcta atención a los ciudadanos.

Debido al gran volumen de trabajo que hay en esas oficinas y al estrés que produce ver la sala de espera llena de ciudadanos esperando para formular algún tipo de denuncia se cometen errores leves.

Los agentes “castigados”  temporalmente en las oficinas de atención al ciudadano se sienten desamparados por aquellos que, deberían instruirles y aconsejarles.

Tendrían que aportarles una adecuada formación en vez de darles, de vez en cuando, alguna charla esporádica más a modo de reprensión cuando se cometen errores que una academia o cursillo al uso, que sería lo que correspondería.

Alguno de estos agentes jamás ha recibido jornadas de actualización y ni tan siquiera una academia, o instrucciones básicas de cómo realizar su trabajo.

A esto hay que añadir el ridículo, incómodo y casi insalubre estado del material de oficina. Unas sillas pésimas para estar trabajando ocho horas,  que ni siquiera son de oficina al no estar adaptadas ergonómicamente para el trabajo,  y aunque resulte ridículo, hay veces que se lucha por las grapadoras y los sellos, ya que el material está contado. También las iImpresoras se quedan sin tóner constantemente. Pero eso sí, la máquina de la Coca-Cola no se puede desconectar nunca, pese al ruido insoportable que produce. Este verano pasado de 2016 se produjeron cortes de suministro eléctrico constantemente y les ordenaban apagar los aires acondicionados, pero insistiendo en que la máquina de refrescos no dejara de funcionar.

Sabemos que todo lo expuesto es complicado de explicar, pero es lo que sucede y al menos lo ponemos en conocimiento de la opinión pública para que este tipo de hechos no caigan en saco roto y que en algún momento alguien tenga responsabilidades en la cadena de mando, más allá de calentar la silla.

Se ha llegado hasta el punto de resultar ridículo por no precisar ni tan siquiera de papel higiénico en los aseos y en alguna ocasión haber tenido que dejarle los agentes papel higiénico de su propiedad a los detenidos.

Desde AUGC Alicante queremos resaltar el grado de estrés y hastío que produce dar el 100% de uno mismo cada día y que lo traten como si fuera un ciudadano sin derechos de ningún tipo, que tiene que recoger problemas de todos los ciudadanos con la mayor profesionalidad y talante, y que ese trato es desesperanzador, y al final acaba haciendo mella psicológica en los/las agentes.

Whatsapp
Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.