Las deficiencias del modelo policial no se pueden solucionar eliminando derechos a los Guardias Civiles


08/08/2017

La falta de efectivos se debe paliar con una redistribución operativa de las unidades territoriales. La falta de efectivos se debe paliar con una redistribución operativa de las unidades territoriales.

Con el inicio del mes de agosto, el edil de la localidad gaditana de Conil, ha realizado unas declaraciones en las que manifestaba que “… los guardias civiles se van de vacaciones en verano, y aquí no pasa nada por que haya una patrulla de la Guardia Civil que a lo mejor lo llaman de El Palmar, o lo llaman de Chiclana, o se cae una patera y se tienen que ir, o hay un accidente y no están presentes en la calle.”

AUGC considera desafortunadas las declaraciones de este alcalde, por las que muestra su indignación por que los agentes de la Guardia Civil disfruten del derecho a sus vacaciones en periodo estival; pretendiendo que la seguridad pública sea ejercida por trabajadores sin derechos laborales. Sin embargo, en lo que si estamos de acuerdo con el alcalde de Conil, es que en verano se produce una merma en la ya de por si insuficiene plantilla. Y es que a pesar de que desde la Dirección General de la Guardia Civil se anunciaran medidas para paliar el deficit de plantilla mediante el abono de horas de servicio por la superación de la jornada laboral, aún no se ha recibido en las unidades ninguna instrucción para solucionar la falta de personal. Lo que no cabe duda, es que el remedio no pasa por eliminar el derecho al descanso ni al disfrute de vacaciones a los Guardias Civiles. 

AUGC ha denunciado la importante carencia de plantilla desde hace años, pero lo que no podemos permitir, es que se nos responsabilice de esta carencia. La verdadera responsabilidad recae en un modelo policial que necesita ser revisado, pues el actual propicia situaciones como las denunciadas en las declaraciones del alcalde de Conil, y que suponen una mayor carga de trabajo para las patrullas existentes en todas las provincias del terriotoria nacional, donde los Guardias Civiles se ven a menudo desbordados con la atención de incidentes de orden público, desgraciados incendios o accidentes, atentados contra su integridad física o una infinidad de incidencias que han de afrontar cada día. No es comprensible que el ciudadano pague las consecuencias de un modelo policial caduco donde tan solo exista una patrulla de servicio para una gran área de extensión, o una policía de primera para las ciudades y otra de segunda para el ámbito rural, llegando a prestarse el servicio con patrullas formadas por un solo componente mientras nos encontramos en alerta antiterrorista cuatro sobre cinco.  

Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles no dudamos de que los agentes de la Policía Local bajo la responsabilidad del alcalde de Conil disfrutarán de sus vacaciones en verano, ya que tienen este derecho garantizado como cualquier trabajador, pero las tintas no se deben cargar contra los agentes, sino contra el modelo policial actual. Un modelo policial, que desde AUGC consideramos caduco, y que debe ser objeto de reforma mediante la actual ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, la cual data del año 1986, para definir nuevas competencias y avanzar en la coordinación de los diferentes cuerpos de seguridad.

Y sobre todo, que la Guardia Civil, afronte de una vez por todas una reestructuración territorial operativa que redunde en un mejor servicio al ciudadano, empezando por la aplicación de una jornada laboral adecuada para todos los guardias civiles, y unos incentivos adecuados para prestar servicios de refuerzo en la época estival en caso de ser necesario, y como no, unas retribuciones equidistantes con las policías locales y autonómicas.

Whatsapp

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.