Los Guardias Civiles que se ven obligados a limpiar las instalaciones oficiales por salud propia deben percibir una compensación económica

La Guardia Civil formalizó el contrato de limpieza con una empresa en febrero de este año. En ocasiones no se presta el servicio que ha contratado la Administración y las quejas de los compañeros van en aumento

por Redacción AUGC

Resumen de la segunda reunión del Grupo de Trabajo “reforma de la Ley de régimen de personal de la Guardia Civil”, celebrado el 28 de julio de 2022
Resumen de la segunda reunión del Grupo de Trabajo “reforma de la Ley de régimen de personal de la Guardia Civil”, celebrado el 28 de julio de 2022

La falta de limpieza de las dependencias oficiales está poniendo en riesgo la salud de los Guardias Civiles. Hasta enero de este año, existía una licitación conjunta entre el Instituto Armado y el Cuerpo Nacional de Policía por estos servicios. En febrero comenzó a desarrollar esta labor una empresa que fue puntuada con un 80 % en el concurso y, desde entonces, son innumerables las quejas que estamos recibiendo: Los propios agentes están siendo destinados a limpiar las instalaciones oficiales porque, en ocasiones, ni tan siquiera se percibe el servicio que ha contratado la Administración. El tiempo que realizan labores de limpieza dejan de prestar el servicio destinado a la seguridad pública.

Dada la situación, la Asociación Unificada de Guardias Civiles ha podido conocer que se está instruyendo una propuesta de apercibimiento y de imposición de penalidades por el incumplimiento parcial o defectuoso de los servicios de limpieza contratados. Se reclama por ello 9.798,51 y 11.151,41 euros. Y lo cierto es que la problemática tiene doble vertiente, ya no sólo es que se esté descuidando algo tan importante como la limpieza, sino que los compañeros carecen de formación e información para desempeñar una labor que excede totalmente de sus funciones. No disponen del material adecuado para dichas tareas y Riesgos laborales no ha evaluado la situación. Es increíble que estemos ante una licitación que paga la Administración y que sea la propia Guardia Civil quien desarrolle después el trabajo por el que ha pagado.

Esto ocurre porque el sistema de licitación favorece dichas prácticas al establecerse puntuaciones del 80 % de la valoración total. Es la oferta más económica, no la mejor. Y eso repercute en el servicio que se prestado, que luego resulta ser defectuoso o inexistente. La Dirección General de la Guardia Civil quiere mantener un despliegue de más de 2.000 cuarteles sin gastar lo necesario para su limpieza, poniendo en riesgo a los trabajadores.

La Asociación Unificada de Guardias Civiles ha presentado un escrito solicitando que se nos facilite la información pertinente en la próxima Comisión de Riesgos Laborales. Además, se debe valorar y proceder posteriormente a compensar económicamente a los agentes que se están encargando de la limpieza de las instalaciones. Proponemos que dicha compensación se realice, a ser posible, con el dinero de las sanciones e impagos por falta de prestación del servicio y que se dirija a quienes han realizado esta labor que está fuera de cualquier función policial.

Para hacer comentarios debes identificarte

IDENTIFÍCATE