Un coche con 18 años de servicio en la Guardia Civil sufre un accidente al partírsele la barra de dirección


AUGC lleva años denunciando el mal estado de los vehículos oficiales, que pone en riesgo a los agentes y los propios ciudadanos


12/09/2018
Visitas: 15485

Facebook Twitter Whatsapp
Estado del vehículo tras colisionar con la valla que separa la calzada de la acera. Estado del vehículo tras colisionar con la valla que separa la calzada de la acera.

La Dirección General de Tráfico ya ha anunciado en diversas ocasiones  la necesidad de renovar el parque móvil con el fin de que los vehículos envejecidos y con más kilometraje vayan desapareciendo de las carreteras, puesto que tienen más posibilidades de verse involucrados en accidentes. Pero estas recomendaciones no se aplican en los vehículos de la Guardia Civil en los que diariamente realizan su trabajo los guardias civiles en pro de la seguridad de los ciudadanos.

La mayoritaria Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) llevan años denunciando el mal estado de sus vehículos. En concreto, se quejan de que tienen que conducir coches con más de 400.000 e incluso 500.000 kilómetros, que han pasado decenas de veces por el taller o que han sufrido graves accidentes y son 'apañados' para continuar siendo útiles.

Así, ayer día 11 de septiembre, cuando un envejecido vehículo patrulla con dieciocho años de servicio circulaba por la zona urbana de la localidad toledana de Carranque, el conductor perdía el control del coche al partirse la barra de dirección, estrellándose contra la barandilla que divide la zona rodada de la peatonal, quedando uno de los agentes heridos. Por fortuna, no hubo que lamentar más heridos, dado que el accidente se produjo en una vía urbana.

Para AUGC no es ético que la DGT que recomienda a los ciudadanos utilizar vehículos de menos de 200.000 kilómetros y con una antigüedad no superior a los diez 10 años permita que los que tienen que dar ejemplo tengamos vehículos tan envejecidos y sobrepasados de kilómetros.

Una de las claves de que estos vehículos sigan circulando a pesar de su antigüedad es la ITV tan 'especial' que pasan. Por eso se siguen utilizando en esas pésimas condiciones, al no ser sometidos a inspecciones como las del resto de utilitarios. Y es que los vehículos de la Guardia Civil pasan la ITV en estaciones militares, donde la cadena de mando sigue estando vigente y donde atienden la falta de medios y de inversión en material con unas revisiones menos restrictivas. Por ejemplo, al vehiculo accidentado ayer no le saltaron los airbags.

Son los guardias civiles los que prestan servicios en nuestros pueblos, viales y los que se juegan la vida con vehículos como el que ayer se accidentó en Carranque en previsión de atender cualquier incidencia  que necesita el ciudadano.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.