Resumen del Grupo de Trabajo sobre valoración de méritos y aptitudes: sigue primando la subjetividad


Destaca negativamente, por una parte, la valoración directa del IPECGUCI; por la otra, la propiamente subjetiva. Todo ello nos hace considerar negativamente la norma en su conjunto.


22/01/2019
Visitas: 2435

Facebook Twitter Whatsapp
La subjetividad no puede presidir los criterios para evaluar los méritos de los trabajadores. La subjetividad no puede presidir los criterios para evaluar los méritos de los trabajadores.

El pasado jueves 17 de enero se celebraba un grupo de trabajo que tenía como objeto el proyecto de "Orden General sobre valoración específica de méritos y aptitudes en los procesos de evaluación en la Guardia Civil.

Previamente se había trasladado a las asociaciones un documento de umbrales de normalización, y durante el grupo mismo comunicaron por escrito unas reformas de los artículos que han cambiado

Pese a que desde AUGC se valora el esfuerzo desarrollado desde la Jefatura de Mando de Personal en el desarrollo de esta norma, lo cierto es que la evaluación acaba descansando en un doble componente de subjetividad que debemos rechazar. Por una parte, la valoración directa del IPECGUCI; por la otra, la propiamente subjetiva. Todo ello nos hace considerar negativamente la norma en su conjunto.

En definitiva, todo el esfuerzo desarrollado para que el factor objetivo suponga el componente principal donde primen los principios de igualdad de oportunidades, mérito y capacidad de la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, no acaba de conseguir su objetivo, por lo que no nos sirve para dar un aval a la norma.

Para que consideráramos viable la norma se tendrían que producir dos circunstancias, o al menos una de ellas. Circunstancias con las que se minimizara el componente de subjetividad que es el que, a nuestro juicio, acaba preponderando:

1ª) La primera de estas circunstancias pasaría por eliminar la valoración directa del IPECGUCI en la parte que se considera objetiva, ya que, de alguna forma, la valoración de un IPECGUICI que, por todos, es considerada como indudablemente discrecional, se puede ver reflejada con el componente de la evaluación que es propiamente subjetivo.

También podría servir que el componente subjetivo del IPECGUCI se objetivara. Por ejemplo, reformando la orden del IPECGUCI de tal forma que sea normalizada su puntuación en función de empleos, escalas y destinos. Se trata éste de un objetivo que se ha anunciado en distintas ocasiones pero que no parece que sea algo prioritario porque es preferible seguir contando con la puntuación de un IPECGUCI que, nadie puede negar, es discrecional y de una subjetividad mayúscula si no se normaliza.

2ª) La segunda acción correctora de la norma pasaría por reducir el componente subjetivo de la evaluación, quedando reducida su repercusión completa sobre el proceso evaluador a un máximo de un 5%.

A estas propuestas de AUGC se les dio la callada por respuesta y no parece que tengan intención de ser revisadas. Desde nuestra organización continuaremos insistiendo para que se produzcan avances en este sentido, avanzando hacía una disposición de méritos que no prime la subjetividad.

En lo referente a las distintas especialidades del Cuerpo, e igualmente para el resto de unidades territoriales, los criterios de especialización deben resultar claros entre personal operativo y burocrático, cosa que no sucederá hasta que contemos con una orden de especialidades, lo que nos vuelve al inicio de lo que venimos planteando desde AUGC: las distintas órdenes del Cuerpo, no son estancas y tienen claras influencias; así en este ámbito de evaluaciones tiene una importante influencia, tanto la orden de IPECGUCI existente, como la de especialidades inexistentes.

A todo esto la única contestación que se hizo fue que todo era el inicio de un futuro acuerdo, y que se trataría de llegar a un consenso incluso abordando la problemática fuera de los grupos de trabajo. Desde luego AUGC no aceptará una sola norma que priorice sobre valores subjetivos, a la par que se debe avanzar por reconocer las funciones propias de cada puesto de trabajo para una correcta evaluación y asignación de méritos.

Facebook Twitter Whatsapp

Noticias relacionadas:

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.