El penoso estado de las garitas del paso fronterizo en Melilla, un nuevo agravio contra los guardias civiles


10/12/2014

img_comunicado_2528.jpg El penoso estado de las garitas del paso fronterizo en Melilla, un nuevo agravio contra los guardias civiles

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) quiere expresar su perplejidad e indignación ante el estado de abandono en que se encuentran las garitas destinadas a los guardias civiles en el paso fronterizo de Beni Enzar, principal punto de tránsito en Melilla con la frontera con Marruecos.
Finalizadas las obras de remodelación en dicho puesto fronterizo, en las que el Ministerio del Interior ha invertido este año 1,9 millones, AUGC no da crédito a la discriminación que padecen los guardias civiles que trabajan allí, ya que mientras que a los agentes del Cuerpo Nacional de Policía se les han construido garitas nuevas perfectamente acondicionadas y equipadas, los guardias civiles han de desarrollar su labor en unas condiciones verdaderamente infames.
De manera sorprendente, y pese al notable retraso en la ejecución de las obras de reforma del paso de Beni Enzar, llevado a cabo por la empresa Acciona, el acabado de las mismas ha dejado las garitas destinadas a los guardias civiles en el mismo deplorable estado que se encontraban al inicio de los trabajos.
De esta manera, mientras que los policías disfrutan de nuevas cabinas de control de documentación equipadas con aire acondicionado, instalación eléctrica completa, línea de teléfono e Internet para equipos informáticos y cajas fuertes para guardar sellos y documentación, los guardias civiles siguen padeciendo unas instalaciones que ponen en riesgo su integridad y salud, con carencia de cristales en las ventanas, cables eléctricos interiores expuestos al exterior y deficiente funcionamiento del aire acondicionado, por citar sólo algunos ejemplos, al margen de la carencia de tecnologías adecuadas para hacer su trabajo.
En este sentido, AUGC ha elevado una queja formal ante el Consejo de la Guardia Civil exigiendo que se subsanen esas deficiencias y se equiparen sus instalaciones a las que ya disfrutan los compañeros del Cuerpo Nacional de Policía.
AUGC también exige a la Delegación del Gobierno en Melilla que explique por qué se mantiene esta discriminación de los guardias civiles en relación a los policías nacionales, y que no se limita al mal estado de las instalaciones referidas, sino que se amplía a cuestiones retributivas y de número de efectivos.

Whatsapp

Comentarios

    Ningun comentario disponible

No se permiten más comentarios.