Diez preguntas y respuestas: todo lo que hay que saber ante la concentración de guardias civiles el 5 de junio en la Plaza Mayor de Madrid

Razones para que los trabajadores del Cuerpo vuelvan a salir a la calle para reclamar el fin de la discriminación y la carencia de derechos sociolaborales.

por Redacción AUGC

Los guardias civiles tienen múltiples motivos para volver a salir a la calle reclamando derechos sociolaborales.
Los guardias civiles tienen múltiples motivos para volver a salir a la calle reclamando derechos sociolaborales.

1. ¿Cuándo y dónde será concentración?

El acto tendrá lugar el sábado 5 de junio, a las 12.00 horas, en la Plaza Mayor de Madrid, que ya fuera escenario en 2007 de una histórica manifestación que reunió a 3.000 guardias civiles uniformados.

 

2. ¿Qué objetivo tiene el acto?

Por un lado, concienciar a la ciudadanía de la falta de derechos y precariedad en las condiciones sociolaborales de los trabajadores de la Guardia Civil. Por otro, trasladar a los grupos políticos y el Gobierno la necesidad de poner remedio a dichas precariedades y discriminaciones de manera inmediata.

 

3. ¿Podrán acudir agentes y familiares de toda España? ¿Habrá limitaciones de movilidad y/o de aforo debido a la pandemia?

AUGC solicitará la autorización preceptiva treinta días antes del 5 de junio, pues es el plazo marcado por la ley. En cualquier caso, se llevará a cabo cumpliendo escrupulosamente todas las medidas sanitarias, de distancia de seguridad y de cualquier otro tipo que estén vigentes. La intención es que acudan compañeros de toda España.

De momento, la convocatoria ya ha despertado una enorme expectación entre los compañeros y sus familiares. Hay que recordar que la última gran manifestación convocada por AUGC, en noviembre de 2015, reunió en la capital a más de 12.000 guardias civiles y familiares.

 

4. ¿Cuáles son las discriminaciones, precariedades y faltas de derechos que han llevado a AUGC a convocar la manifestación del 5J?

Son muchas, diversas y antiguas. Los guardias civiles todavía no cuentan con una jornada laboral digna, con turnos de trabajo que permitan conciliar; el reparto de la Productividad premia a los altos mandos y deja las migajas a los agentes; pueden ir a la cárcel por una discusión laboral; sus representantes asociativos son represaliados; no hay derecho de sindicación; faltan medios humanos y técnicos…

 

5. ¿Por qué se siguen quejando de desigualdad, si ya se cumplió el Acuerdo de Equiparación Salarial de 2018?

No, el acuerdo de equiparación salarial no se ha cumplido y este es un compromiso incumplido del Gobierno con las asociaciones profesionales y sindicatos de Guardia Civil y Policía, respectivamente. Hay que revisar las cantidades inicialmente destinadas a la equiparación salarial con los Mossos y dar cumplimiento a la cláusula tercera, para que se puedan incorporar al servicio los guardias civiles en situación de reserva sin destino, y la cláusula octava para la tramitación de una ley que no permita en el futuro discriminaciones salariales entre cuerpos policiales que realizan las mismas funciones.

Además, hubo diferencia de trato en la asignación del tercer y último tramo de equiparación salarial para guardias civiles y policías nacionales. A pesar de contar la Guardia Civil con un presupuesto mayor (59%) que la Policía Nacional (41%) la cantidad asignada a las escalas de base fue menor para la primera.

Por si esto fuera poco atropello, el reparto del tercer tramo ha conllevado a un nuevo abuso y se ha publicado una nueva norma para regular la productividad que es tan ininteligible, complicada y confusa como la anterior, y que asimismo es incoherente ya que no reconoce el servicio operativo que realizan los guardias civiles en horas nocturnas o festivas.

 

AUGC sigue reclamando la aplicacion de turnos de trabajo en la guardia civil.
AUGC sigue reclamando la aplicacion de turnos de trabajo en la Guardia Civil.

6. ¿Qué quiere decir AUGC cuando denuncia que los guardias civiles carecen de jornada laboral digna?

Los guardias civiles continúan siendo los únicos trabajadores de los servicios de emergencia, incluidos, por supuesto, el resto de cuerpos policiales, que no cuentan con una turnicidad de trabajo estable y continuada -a pesar de que así lo marca la ley- que les permita conciliar su jornada laboral y familiar-. Esto es: los guardias civiles no conocen qué días tendrán que trabajar y cuáles librarán a apenas unas semanas vista.

A esto le tenemos que sumar, que un guardia civil es el policía que más horas de trabajo realiza anualmente, sin que este esfuerzo se vea recompensado en su nómina. Los guardias civiles continúan siendo tratados como policías de segunda.  

Esta situación condiciona enormemente la vida de cualquier familia. Pero es que, además, para mayor agravio para los guardias civiles, como hemos señalado en el punto anterior, estos continúan privados de unos complementos dignos por el servicio realizado en horario festivo, nocturno o en horas extras.

AUGC se opone a la aplicación del Código Penal Militar a los guardias civiles en funciones policiales.
 

 

7. Si los guardias civiles tienen condición de militares, ¿por qué se quejan de que se les aplique el Código Penal Militar?

El Código Penal Militar es un anacronismo impropio en una verdadera democracia, que se emplea como herramienta laboral represora. Los números son claros: de las sesenta condenas impuestas por sentencias firme desde 2010 hasta 2019, 52 correspondieron a guardias civiles, mientras que cinco se aplicaron sobre suboficiales, y tres contra oficiales. En casi la mitad de los casos, el 'delito' cometido fue el de "Insulto a Superior". Por eso AUGC insiste en la necesidad de que deje de aplicarse el Código Penal Militar a los guardias civiles en funciones policiales, tal y como se estableció en 2007. La reforma de 2016, decidida unilateralmente por el Gobierno del PP con el resto de fuerzas políticas en contra, supuso un enorme paso atrás en los derechos de los guardias civiles. Antes de esta reforma, el CPM sólo se les aplicaba en tiempo de conflicto armado; durante la vigencia del estado de sitio; o en el cumplimiento de misiones de carácter militar.

 

8. ¿Se está produciendo una remilitarización de la Guardia Civil?

Sin duda. En este sentido, y como añadido a lo explicado en el punto anterior, la cuadratura del círculo se cierra con la reciente aprobación de un Código de Conducta que supone una involución en las políticas de personal aplicadas a los guardias civiles para hacerles retroceder a épocas ya superadas.

El lobby militarista se siente sin obstáculos que frenen sus ambiciones de remilitarización, y las consecuencias las pagan los guardias civiles y sus familias.

 

9. ¿De qué herramientas carecen los guardias civiles para defender sus derechos?

Si bien es cierto que la legalización de las asociaciones profesionales, en 2007, supuso un avance en este sentido, todavía hoy los trabajadores de la Benemérita carecen de derecho de sindicación, algo fundamental a la hora de negociar con la institución mejoras sociolaborales.

Mientras que el resto de cuerpos policiales sí disfrutan de este derecho, al igual que el resto de españoles, los guardias civiles están privados de él. A esto se añade la persecución de los representantes asociativos de AUGC, pues son los únicos que sufren estas aperturas de expedientes y aplicación de sanciones, como práctica represora que tiene como claro objetivo amedrentar a los legítimos representantes de los guardias civiles.

 

10. ¿Cuál es la actitud de la Dirección General de la Guardia Civil ante las reclamaciones de AUGC?

Absolutamente decepcionante. Un año es el tiempo que le ha bastado al PSOE para dilapidar los escasos derechos de los guardias civiles, frenar el avance del movimiento asociativo y terminar con las ilusiones de los miembros del Cuerpo que albergaban la esperanza de la modernización de las relaciones laborales internas en la Guardia Civil.

A día de hoy, el Generalato gana terreno para seguir imponiendo el oscurantismo y los privilegios en el Cuerpo, siempre a costa de sus trabajadores. Por este motivo, no quedan más opciones que, sin diálogo y con imposición para hacer retroceder a los guardias civiles a épocas antañas superadas hace muchos años, no queda otra opción que hacer participe a la sociedad de la necesidad de cambios en la Guardia Civil para modernizar y homologar las condiciones sociolabores de estos servidores públicos.

Relacionados

Para hacer comentarios debes identificarte

IDENTIFÍCATE